consejos para los dientes de leche

Consejos para los dientes de leche | Clínicas Culmen

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

¿Tienes un hijo o una hija pequeña y buscas consejos para los dientes de leche? En Clínicas Culmen, clínica dental en Sevilla, compartimos consejos de salud bucodental y hoy traemos algunos consejos para los dientes de leche y su correcto cuidado.

Los dientes de leche salen a los niños cuando son bebés y se caen aproximadamente a partir de los seis años, que es cuando comienzan a salir los dientes definitivos. En concreto, los dientes de leche empiezan a salir a los bebés a los siete meses y no terminan de hacerlo hasta los dos años. 

Que no sean los dientes definitivos no quiere decir que no sea importante la higiene de los dientes de leche. De hecho, uno de los primeros consejos para los dientes de leche es que se practique una higiene completa y habitual. Cuando el niño es aún bebé debemos limpiarle las encías con una gasita. Asimismo, será importante que el dentista habitual enseñe tanto a padres como a niños cómo deben cepillarse los primeros dientes de leche que vayan saliendo. 

La primera visita con el odontopediatra -en Clínicas Culmen también tenemos un servicio de odontopediatría a tu disposición- debe ser aproximadamente a los tres años.  Entonces el objetivo es comprobar que todo está bien e ir revisando el crecimiento y la consolidación de los dientes de leche de forma periódica.

Principales problemas en la salud bucodental de los niños

Cuando hablamos de consejos para los dientes de leche, nos centramos en los principales problemas que pueden amenazar la salud bucodental de los más pequeños. En este sentido hay que vigilar de cerca realidades como las caries para que no terminen afectando a los dientes definitivos. Asimismo, las patologías de encías también se dan en los niños y hay que saber detectarlas.

 

Otro de los consejos  para los dientes de leche es que el niño acuda a ver a su odontopediatra con cierta periodicidad, para que pueda ir comprobando por sí mismo que cuidar de su salud bucodental no es difícil, familiarizándose con hábitos y utensilios de limpieza. Tratando con normalidad estas primeras visitas, evitaremos cuadros de miedos y temores a visitar al dentista cuando el niño sea mayor.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail